El problema del RT en twitter

El otro día un compañero de la agencia me envió un post en el que se tocaba el tema de los RT’s para los periodistas de twitter y se proponía una posible solución.

En mi opinión con el RT hay dos problemas fundamentales

  1. A veces retwiteas sólo por el título sin siquiera leer el contenido, leyéndolo en diagonal y creyendo ciegamente en lo que pone por falta de criterio. Ejemplo: Un aficionado a temas de marketing online lee un post que escribe un autoproclamado «gurú» (que no un SEO) con el siguiente título «10 técnicas para mejorar tu ranking en buscadores http://bit.ly….» Estoy totalmente convencida de que mucha gente lo retuitearía sin tener el mas mínimo criterio sobre SEO y basándose, única y exclusivamente, en la técnica de linkbaiting utilizada para redactar el título. Probablemente incluso muchos de ellos no hayan siquiera abierto el enlace que acompaña el twitt
  2. No corroboras la fuente (ni el que emite el twitter, ni el enlace al que apunta) y te dejas guiar por el sensacionalismo o la primicia (siempre queremos ser los primeros en anunciar algo). Sonados son por ejemplo la falsa muerte de Manu Leguineche que se corrió como la pólvora por twitter entre los propios periodistas que hicieron RT a la propia noticia.

La solución que plantea el artículo al que hago referencia al inicio de este post, sinceramente, me parece un mero convencionalismo que realmente no soluciona el problema de fondo que es la precipitación, la falta de profundidad y la no confirmación de la fuente. Pero, sinceramente, esto es algo que es extensible a todos los sectores en twitter (no sólo al periodístico) donde existe un cierto componente hedonista a la hora de coleccionar RT’s… prima la redacción del tuits por encima del contenido al que dirige… es como cuando nos sentimos defraudados tras leer lo que se esconde detrás de un titular interesante.

Y esto no es una crítica, sino más bien una reflexión antes de dejar constancia que sigo siendo igual de fan de twitter y sobre todo de los «tuiteros» que lo hacen bien.