Zara, o el «vísteme despacio que tengo prisa»

Esta mañana ha sido noticia el estreno de la tienda online de Zara, y ha dado la vuelta al «mundo» en twitter una captura de pantalla de las SERP’s de Google en la que se mostraba el snippet del meta description de la siguiente manera

 

La web ha salido con muchas carencias, pero no creo que entre ellas se encuentre la carencia SEO porque, sinceramente creo que Zara no ha pensado siquiera en el SEO ni en el SEM; y conste que esto no se trata de una crítica sino de una simple reflexión.

Zara es una marca que si por algo se ha caracterizado es por la poquísima (o casi nula) inversión en publicidad y el no pensar en la tienda a nivel de buscadores es algo que se alinea bastante con su posicionamiento de marca.
En realidad creo que este es el típico caso en el que la web y la imagen de esta marca podría aplicársele el dicho de «Vísteme despacio que tengo prisa».

Comments (3)

  1. hace tiempo vi unos banners de zara, y como bien dices que nunca ha invertido en publicidad, me soprendio muchissimo…

    considerado el valor de marca y el top of mind que han alcanzado con su publico es verdad que no necesitarian de ninguna inversion en este sentido. de hecho dejar el description tag asi me parece mas un intento de crear buzz para el lanzamiento que un error, de todas formas errores como esto son bastante absurdos, tambien por una marca como zara! 😀

  2. Yo sigo pensando que es más bien un problema de prisas. No era esta la única incidencia que sufría la web
    En cuanto al buzz, el lanzamiento de la web estaba siendo noticia desde hace tiempo y había una cierta expectación; y conseguir buzz de esta manera no hace más que dañar la imagen de la marca y de los desarrolladores (por supuesto)

  3. En todo caso creo que el revuelo que ha armado un simple ‘title’ (entre el sector SEO y tangencial, claro) le ha beneficiado sin pretenderlo. Bien por el lanzamiento de la tienda, bien por el error o por las dos cosas, el escopetazo de salida no ha podido ser ‘más visible’.

    Un abrazo, Pedro.

Comments are closed.